Archive for 2012

En busca del fotógrafo de Zapata. Parte V, Fred Miller.


Publicado por Arturo Guevara Escobar

Sin comentarios

El 25 de Mayo de 1911, horas antes de la entrada del contingente de tropas zapatistas a la ciudad de Cuernavaca, se desarrolló un embrollado incidente, descrito en los diarios capitalinos de aquel momento, El Tiempo (27 de Mayo), El Imparcial (29 de Mayo), de El País transcribimos la nota:

Mayo 29, El País. 
Un tren de Cuernavaca fue asaltado Telegrama exclusivo para e El País. Cuernavaca, 28 de Mayo. El tren de pasajeros procedente de Méjico fue asaltado poco antes de la estación “El Parque” por una agavilla de bandoleros, que a la sombra de la revolución se han levantado en esos rumbos. Los pasajeros fueron despojados de cuanto llevaban. El Cuartel General revolucionario fue informado de lo ocurrido y envió inmediatamente un tren de auxilio con fuerzas del General Emiliano Zapata, al mando del Coronel Morales, y tropas del General Asúnsolo, mandadas por el Coronel Barrón, los que lograron capturar a los bandidos, recogiéndoles el botín del robo. Estos hombres serán juzgados sumariamente y fusilados Incontinenti, lo cual será una garantía para esos pueblos. Ha causado desagradable impresión la noticia publicada por “El Heraldo Mejicano” sobre discordias entre los jefes revolucionarios del Sur. Los Generales Asúnsolo y Zapata marchan en el más perfecto acuerdo.

Si fue un asalto por bandoleros o hubo una intervención directa de los zapatistas es parte de la cuestión, así como la tendenciosa visión del “Heraldo Mexicano”, a decir de “El País”, a diferencia de las cortas notas del resto de los diarios, el “Heraldo Mexicano” le dedicó más espacio e información (traducción del texto en inglés):

The Mexican Herald.
Mayo 28 1911.

Hemeroteca Nacional
Digital de México.

Mayo 28 1911. The Mexican Herald. 


Asúnsolo y Zapata tienen conferencia en Cuernavaca

________ 
Robles Domínguez dice los lideres maderistas han alcanzado acuerdo 
________
Tren detenido 
________
Hay rumores que los jefes rivales han llegado a pelear 
________
El tren mixto que dejó Cuernavaca hacia Puente de Ixtla el viernes por la mañana fue detenido en su viaje de regreso por una banda de hombres pertenecientes a las fuerzas de Asúnsolo, con la intención de ver sí había tropas federales en él. Ninguno fue encontrado y el cabecilla a cargo del destacamento F. G. Díaz permitió al tren que continuara, dándole al ingeniero una nota, la cual traducida decía: “Con permiso del General Federico Morales me dirigí al ferrocarril para verificar sí podía encontrar algún ‘sinvergüenza’ que han cometido muchos abusos en el poblado de Xoxocotla. El señor Jorge Hardy, ingeniero, puede pasar sin molestias. Quien de alguna forma lo moleste será fusilado, de acuerdo al decreto del General Asúnsolo, Sufragio efectivo y no reelección. Firmado, F. G. Díaz.” El tren continuó su viaje hacia Cuernavaca, cuando un gran número de hombres se divisó por el ingeniero en el kilómetro 126 unos cuatro kilómetros al sur de Cuernavaca. El número de hombres de este cuerpo se estimo en unos dos mil y pertenecían a las fuerzas de Zapata. El tren fue nuevamente detenido y al ingeniero se le ordenó apagar el motor. Se le robaron sus ropas, guantes, capa y reloj y los bandidos insistieron en que el ingeniero entregara su pistola a lo cual él replicó que no portaba ninguna, Ellos insistieron que los Americanos siempre llevaban pistolas y como no se le encontró el arma se le instruyó que cortara el agua del motor, a lo cual el ingeniero se negó. Después que el ingeniero fue robado, los bandidos se dirigieron a los carros de pasajeros donde despojaron a los pasajeros de todas sus pertenencias y luego saquearon los carros de carga de todas sus mercancías. 

Detenidos de nuevo. 

Cuando el ferrocarril hubo pasado por los rateros, se le permitió que continuara su viaje hacia Cuernavaca, pero antes de entrar a los andenes de la estación y cuando aun se encontraba dentro de los límites de los patios pasó otra banda de unos doscientos Zapatistas, quienes dispararon varias rondas a la maquina, pero sin herir a nadie, aunque algún daño se causó a los carros y locomotora. El ingeniero introdujo al tren de manera segura en la estación. Los bandidos intentaron capturar al ingeniero, arguyendo que les había disparado desde la cabina de la locomotora, pero el ingeniero logró escapar, encontrando refugio en la casa de un Mexicano donde se escondió debajo de una cama durante cinco horas. Una infructuosa búsqueda fue realizada por los zapatistas tras el ingeniero y cuando no lo pudieron encontrar arrestaron al conductor y al fogonero y los ataron, pretendiendo ejecutárseles, pero ante las repetidas suplicas de los mismos que ellos no eran los responsables se les permitió irse. El ferrocarril estaba a cargo del Conductor Fred Miller. Mientras tanto su lider Zapata acompañado por algunos de sus hombres había entrado en Cuernavaca sosteniendo una conferencia con Asúnsolo para establecer sus respectivos rangos en el ejército Maderista. Sabiendo de la presencia de Zapata varios amigos del Ingeniero Hardy se dirigieron a los suburbios para entrevistarse con Zapata, convenciéndolo de la inocencia de la tripulación del ferrocarril, emitiéndose ordenes que se permitiera la reanudación del tráfico y que el Ingeniero Hardy no fuera molestado. Debido a estas causas el tren regular de pasajeros desde Cuernavaca no llegó a la ciudad hasta las dos treinta de ayer en la mañana. Las fuerzas de Zapata entraron a la ciudad de Cuernavaca a las 2 de la tarde del viernes. El Ingeniero Hardy testificó que no había existido pillaje y que se observo un gran orden entre las fuerzas de Zapata, cuyo número era de unos cuatro mil, divididos en dos columnas. La guarnición de Asúnsolo se componía de unos seis cientos hombres al momento de la entrada de Zapata. 

Muchos Rumores.

Muchos e insistentes rumores han circulado en la ciudad ayer por la tarde y noche reportando que las fuerzas de Asúnsolo y Zapata se habían enfrentado entre ellas. Se había asegurado que automóviles con familias enteras habían llegado a la ciudad huyendo del lugar de conflicto y que un gran desorden prevalecía en Cuernavaca. Alfredo Robles Domínguez, fue entrevistado en su casa de la 3ª. Calle de Roma en relación a esta clase de rumores y declaró que no tenía otra opinión que no fuera contraria a tales rumores y que no les daba la menor credibilidad. Una fuente oficial le expresó, haber confirmado que Manuel Asúnsolo y Emiliano Zapata se encuentran en la ciudad de Cuernavaca en perfecta armonía, por lo cual las noticias acerca de dificultades entre ellos se consideran falsas. Un telegrama recibido ayer y firmado por ambos jefes, nos llegó por medio de nuestro enviado especial, Lic. José I. Lugo, quien acaba de regresar de la ciudad de Cuernavaca, donde fue invitado al banquete ofrecido por los jefes maderistas en honor de Asúnsolo y Zapata. Se supone que los rumores han tenido su origen en el asalto al tren cerca de Cuernavaca y en los tiros que se dispararon por las fuerzas de Zapata en las cercanías de los patios del ferrocarril.
The Mexican Herald, Mayo 1, 1911.

Hemeroteca Nacional Digital de México.

Un mes antes Fred Miller y su tripulación incluyendo al Ingeniero Hardy habían pasado por un percance similar. Abril 29, el tren sabatino de excursionistas rumbo a Cuernavaca fue descarrilado, el incidente sucedió unos dos kilómetros antes de El Parque. La corrida del tren turístico de los sábados salía a las 3 pm., y regresaba los domingos a las 8:45 pm.; mientras el servicio diario salía a las 7:30 am., regresando a las 6:30 pm. Después de una balacera y apedreada por más de veinte minutos, un grupo de unos sesenta hombres encabezados por Lucio Moreno asaltaron a los pasajeros, quienes tuvieron que regresar a Cuernavaca a pie o en carros caja (box) aprovechando la fuerza de gravedad, la mayoría de ellos llegando entre las 12 y las 2:30 de la madrugada del domingo. Durante la intensa balacera el Conductor Fred Miller, arriesgando su vida al salir al descubierto busco la interlocución con el líder de la banda, salvando la vida de varios de los pasajeros, aunque se lamentó la muerte del Doctor Olssson Seffer, de origen sueco, entre los heridos se encontró el Porter “Lige”, baleado en cinco ocasiones, algunas versiones aseguran que solo fueron dos. En 1906 cuando fungía como guarda frenos, Lige, individuo de color; fue baleado en una trifulca de cantina por el Conductor H. Hampton, encargado del tren de pasajeros de la división Cuernavaca del Ferrocarril Central Mexicano. El General Leyva conociendo del retraso del tren mandó 120 hombres del 5º regimiento y un grupo de Rurales para protección del convoy y perseguir a los bandidos. Una vez descarrilado el tren la tripulación trató de disuadir a los bandidos de colocar las señales de peligro, al negarse estos, poco tiempo después un tren carguero se impactó en la parte posterior del convoy, resultado herido el ingeniero de la segunda máquina, de nombre Foster. En la madrugada del domingo una máquina especial de auxilio salió de Cuernavaca a cargo del Conductor Miller, con la intención de recoger el cuerpo del Doctor Olsson, a 11 kilómetros de Cuernavaca fue detenido, y ante la amenaza de darle muerte regresaron sin cumplir su cometido; el cuerpo fue rescatado por el destacamento militar y transportado a lomo de mula hasta Cuernavaca. El tren turístico sabatino era un buen botín para los asaltantes, siendo uno de los servicios más exclusivos de todo el país, donde evidentemente podían tener acceso la clase acomodada.
El País.
27 de Abril 1912

Hemeroteca Nacional
Digital de México.

El 28 de abril de 1911, a las diez de la mañana, otro tren fue asaltado en la estación Cajones, perteneciente a la línea Iguala Balsas, había salido de Iguala rumbo a Cuernavaca con destino a la ciudad de México. Este convoy llevaba escolta y el asalto se convirtió en un enfrentamiento armado por más de tres horas, muriendo 28 Rurales y un civil de nombre Bustamante, entre los pasajeros se encontraba el jefe político de Taxco quien fue tomado como prisionero, junto a un Teniente de Rurales y dos sobrevivientes del cuerpo, los tres gravemente heridos, la mortandad de los Rurales fue tan alta porque prefirieron defender la posición en descampado para evitar el tiroteo sobre el tren y la posible pérdida de más vidas civiles. La banda de 400 hombres era encabezada por Prudencio Figueroa, se informó que tuvieron muchas bajas; a mí me parecería que la intención del ataque era el jefe político de Taxco... Esto solo fue el principio, en los siguientes 12 meses, la línea México Cuernavaca sufrió veinte asaltos al tren, algunos con descarrilamientos, muertes de civiles y un estado constante de terror , reiteradas interrupciones del servicio e incomunicación.


En una zona tan densamente poblada como el Estado de Morelos y con una movilidad intensa de personas y mercancías, las acciones revolucionarias o simple bandolerismo a consecuencia de la inestabilidad ocasionada por la “revolución”, solo sirvieron para alimentar el temor y rechazo de una amplia capa de la población hacia el Zapatismo. Y colocaba en un predicamento al movimiento insurgente, al no poder delimitar sus acciones de estrategia militar sin daños colaterales; los trenes civiles necesitaron de escolta militar porque eran asaltados, y eran atacados porque llevaban escolta…sí los zapatistas se hubieran ajustado estrictamente al ataque de trenes militares no se hubiera llegado a un circulo vicioso de violencia, que se calificaría actualmente de terrorismo.

Para nuestro interés, la fotografía durante la Revolución Mexicana, esta historia saca a la luz el nombre de un personaje relacionado con Emiliano Zapata y uno de sus retratos más famosos. Recordemos, el 23 de Agosto de 1912, un individuo de nombre Fred Miller, radicado en Kingsville, Texas, registra un retrato titulado Zapata, imagen que aun no ha sido posible localizar. En las investigaciones sobre la autoría del afamado retrato, Zapata vestido de general, en una de sus versiones aparece sobre la misma un ostentoso registro de propiedad y una firma, podemos estar seguros que el autor lleva las iniciales “F. M.”, existiendo dificultades para interpretar el resto del nombre, proponiéndose las alternativas “F. Moray” y “F. McKay”, en lo cual yo he argumentado la posibilidad que sea “F. Miller”. Para zanjar la discusión, lo más sencillo sería disponer de la imagen registrada por F. Miller y compararla con el citado retrato, de ser el mismo fin de la historia. Pero entonces surgiría la pregunta, quién es ese enigmático fotógrafo… Con anterioridad propuse la hipótesis que Fred Miller no era fotógrafo sino ferrocarrilero, en ello me fundamenté en los datos obtenidos de la pregunta: ¿por qué se realizó el registro por un habitante de Kingsville, Texas?

Pasemos un poco por la cultura ferrocarrilera. Los puestos de trabajo dentro de la estructura laboral, corresponden a un estricto sistema de escalafón que ellos mismos calificaban de “hermandad”. El Fred Miller localizado en 1920 en la ciudad de Kingsville, era Ingeniero; mientras el Fred Miller trabajando en 1911 en la línea México Cuernavaca era Conductor. Lo primero sería determinar que implica un Ingeniero y un Conductor. El Ingeniero es lo que llamaríamos, maquinista, locomotorista, ósea, el hombre encargado de manejar, conducir físicamente la locomotora de un tren, que al tratarse de una máquina alimentada por carbón requería de un fogonero (fireman), el encargado de palear el carbón del carro carbonero a la caldera de la máquina. Mientras el Conductor era el hombre a cargo del tren (convoy), se podría decir el capitán; dependiendo de la ruta y el tipo de tren, carguero, pasajeros, o mixto, el Conductor podía tener una responsabilidad y prestigio mayor al Ingeniero, el Conductor era el encargado de dar la ordenes directas al Ingeniero; pero para ser Ingeniero se requería previamente haber cubierto el puesto de Conductor. En la parte inferior del escalafón estaba el guarda frenos y el Porter, así el personaje Lige, podría en algún momento convertirse en Conductor o inclusive Ingeniero. El Ingeniero Jorge Hardy, de Toronto, Canadá; miembro de la tripulación de Fred Miller, proveniente de la línea Gran Pacific, llega a Cuernavaca en diciembre de 1900, asumiendo el puesto de Conductor, por lo tanto en diez años de servicio en la división Cuernavaca había llegado a Ingeniero. Fred Miller por su parte en 1903 trabajaba como Conductor de la división San Luis Potosí del Ferrocarril Central Mexicano. Era originario de Yoakum, Texas, población nombrada en razón de Benjamin F. Yoakum, vicepresidente y administrador general de la San Antonio & Arkansas Pass Railway, quien también tendría una importante participación en el desarrollo de Kingsville. Posteriormente Miller se traslada a la división México de la misma compañía, en 1910, después que el Ferrocarril Central Mexicano es incorporado en la nacionalización de ferrocarriles para formar Ferrocarriles Nacionales, tiene un incidente con el señor Fidel Ortega, jefe de estación en Cazadores, de la ruta México Querétaro, en razón de las prerrogativas que mantenían los extranjeros sobre los nacionales dentro de la empresa, por lo cual sabemos que Miller tenía poco tiempo de haber llegado a la división Cuernavaca, y dadas las condiciones de inseguridad de la misma al estallar la revolución, en Agosto de 1912 habría regresado a Texas.

 ¿Ahora es plausible que Fred Miller, ferrocarrilero haya registrado los derechos sobre una fotografía de Zapata?

Como empleado ferrocarrilero, con el cargo de Conductor en la división Cuernavaca, cubriendo el servicio regular de lunes a viernes, y el tren turístico sabatino, es notoria la importancia de Miller y podía haber entablado contacto directo con Emiliano Zapata. No solo eso, Fred Miller, en un periodo de tiempo muy corto se vio agraviado reiteradamente por los Zapatistas, y recordemos que amigos de Jorge Hardy se entrevistaron personalmente con Emiliano Zapata, desconocemos sí en esa entrevista hubo un representante directo de Miller, que para la recepción de Francisco I. Madero en la estación Colonia, ciudad de México, del 7 de Junio de 1911, tanto Asúnsolo como Zapata estuvieron presentes, y en los siguientes días Zapata  hizo uso de la división Cuernavaca en varias oasiones para la maniobra de sus tropas y que el 12 de Junio Madero inició una gira por el Estado de Morelos y Guerrero, a bordo de un tren especial de la misma división. Este tren especial se armó con cuatro carros Pullman, uno de ellos un Pullman Parlor Buffet, el carro más lujoso que disponía la división Cuernavaca, un carro de primera y otro de carga, con una tripulación de Ingeniero y fogonero evidentemente, un Conductor, dos Porters, dos meseros, y probablemente otro tipo de asistencia. ¿Quién fue el Conductor de tan importante convoy?

Sí asumimos la hipótesis que fue Fred Miller, entonces no solo tuvo acceso personal a Emiliano Zapata, sino a Francisco I. Madero y familia, al General Asúnsolo, y todo el resto de la comitiva, incluyendo reporteros y fotógrafos. Y tendríamos varios retratos de él.


Fotografía 8x10, realizada por Aurelio Escobar Castellanos. Cañón de la Mano
la mañana del 13 de Junio de 1911, carro Pullman Parlor Buffet, durante la
gira del señor Francisco I. Madero a los Estados de Morelos y Guerrero.
Se pueden identificar al Conducor, de apariencia anglosajona, un Porter y dos meseros de apariencia latina.
Este exclusivo tipo de carros disponía del servicio de alimentos abordo, por
lo tanto la necesidad de meseros.

La mala campaña publicitaria creada por la prensa y de boca en boca, a causa de los abusos cometidos a los bienes y personas en uso del servicio de ferrocarril entre la ciudad de México y Cuernavaca, fue reiterada, y requería de acciones que la contrarrestaran, el Conductor era el personaje que tenía contacto con todos los pasajeros, podemos imaginar en algunos casos de familiaridad, no había mejor individuo para hablar bien de Zapata, la fotografía pudo ser un regalo personal del líder sureño. Fred Miller tenía los motivos para sentirse dueño de una imagen de Zapata y de sacarle provecho, tuvo la oportunidad en tiempo y lugar para obtenerla, y Emiliano Zapata necesitaba congraciarse con él.


En busca del fotógrafo de Zapata, parte I.

En busca del fotógrafo de Zapata, parte II.

En busca del fotógrafo de Zapata, parte III.

En busca del fotógrafo de Zapata, parte IV.

Al pan, pan, y al vino, vino. Casa Amplificadora de Retratos.


Publicado por Arturo Guevara Escobar

Sin comentarios

En la actualidad recorriendo las calles de la ciudad de México, sus directorios telefónico, o comerciales, inclusive haciendo una búsqueda por Internet, no encontraríamos ninguna “Casa amplificadora de retratos”. En la búsqueda de estos enigmáticos establecimientos comerciales, aparece a principios del 2012 la investigación de Alejandra Mora Velasco, en la publicación: Vendedor de ilusiones. Eligio Zárate: Fotografía y modernidad en San Pablo Huitzo, Etla, Oaxaca. 1940 -1960. Del boletín, presentación editada por el INAH (http://www.inah.gob.mx/index.php/boletines/1-acervo/5786-obra-rescata-tecnica-fotografica-previa-al-photoshop), sacamos unos extractos, y le hacemos unas anotaciones:

“Décadas antes del “milagro” del Photoshop, en varias partes del mundo y en particular en México, la amplificación fotográfica en tela fue una técnica socorrida que ayudó a perpetuar los sueños de los retratados, quienes cumplían su deseo de aparentar belleza y juventud, o posar junto al ser querido ya ausente; este procedimiento, ahora parte de la historia de la fotografía, se recupera en un libro del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta).”

La técnicas usadas por las casas amplificadoras, durante sus más de setenta años de existencia, incluían: el crayón, carbón, sepia, tintas, acuarela pastel, oleos, etc., usando soportes también de lo más variado.

“A partir de un “agente amplificador de fotografías”, don Eligio Zárate, quien por años recorrió varios pueblos oaxaqueños en busca de clientes, la historiadora del arte Alejandra Mora Velasco, rememora en Vendedor de ilusiones, a todo un gremio que vio perdidas sus fuentes de trabajo hace tan sólo 30 o 40 años, ante la aparición de la fotografía instantánea.” 

En estos agentes, vemos a veces a fotógrafos que no lograban los éxitos de sus colegas de estudio, a veces artesanos dotados pero no precisamente en la fotografía, a veces simples comerciantes…

“A su vez, la casa amplificadora se encargaba de mandar la orden al laboratorio fotográfico, donde se obtenía un negativo al refotografiar el original, éste se amplificaba y se imprimía sobre papel (de manera simple o por fotomontaje); se efectuaba el virado a sepia y el cianurado. El retocador concluía el proceso montándolo sobre tela y en bastidor, se iluminaba con brocha de aire, se dibujaban los últimos detalles y se enmarcaba.” 



La empresa norteamericana Chicago Portrait Company, una de las más grandes en el ramo a nivel mundial se fundó en 1893, y hacia el trabajo fotográfico, diferentes tipos de acabados y el enmarcado.

“Se sabe que en Guadalajara había estas casas amplificadoras, así como redes de creadores de retratos. Lo mismo sucedió en Monterrey y en el Distrito Federal. No sabemos con seguridad cómo llegó la amplificación a México, pero esta técnica se conoce desde los comienzos de la fotografía y realmente tuvo una tierra muy fértil en nuestro país”, expresó la también museógrafa.

A principios del siglo XX, si bien los fotógrafos que se dedicaron a las casas amplificadoras no alcanzaron el éxito de un Schlattman o un Valleto, algunas de las “Casa Amplificadoras”, sí lo hicieron. The Mexican Herald, junio 17 de 1900 (traducción del texto en inglés):

“Agente y artista que este interesado en el negocio de los retratos, encontrará ventajosos nuestros precios en marcos e impresiones por luz eléctrica. Catálogo ilustrado de toda la línea de la casa copiadora. Casa Americana Amplificadora de retratos. P. E. Boli propietario Calle de la Pelota 435 México D. F. 1513.”

La Casa amplificadora de la Señora Boli era una de las más antiguas y prestigiadas para esa fecha, con una sucursal en el nº 8 de San José del Real, al parecer por un tiempo su técnico fotográfico fue Edward E. Bolton, quien murió en la ciudad de México en 1905; en 1909 la empresa necesitó retratar al primer torero norteamericano, Harper Beylor Lee, para ello usó los servicios de un fotógrafo originario de Chicago, T. S. Melander, fotógrafo que trabajó por un tiempo en la American Photo Art Studio, de los señores Harris y Clarke. No sabemos sí existía relación de parentesco entre la señora P. E. Boli y el señor Fred O. Boli, probablemente. El segundo, titular de las sucursales de la Casa Americana Amplificadora de retratos, de las calles de Independencia nº12 y la de Revillagigedo nº448, el Mexican Herald de julio 22 de 1904, lo llamaba: “the popular picture man and one of the pioneers in the photo enlargement business…”. Por otra parte la señora Boli era dueña de la fábrica del desinfectante “El Rápido”; obtuvo junto a Eugenio Ibarrondo, de la subdirección de Rentas Municipales, la concesión de colocar en las esquinas de las calles tableros para anuncios, y la publicación de los mismos; concesión obtenida en 1901, y renovada en 1904 y 1909; y poseía varios inmuebles destinado a la renta de vivienda.

En noviembre de 1904, ocurre un hecho excepcional en el mundo de las casa amplificadoras, a consecuencia del desarrollo en grandes proporciones del negocio. La asociación de varias de ellas para fundar la “Consolidated Picture and Frame Company of Mexico”, a pesar de la intensa competencia de los interesados, si bien amigos en la vida social. Hasta el momento el negocio de las casa amplificadoras dependía en gran medida de las casas norteamericanas, especialmente de las de Chicago, en donde se compraban materiales o se mandaba el trabajo. Los señores Boli provenían del área de Chicago; la señora Boli poseía una patente nacional para el uso del sistema de impresión eléctrico para la manufactura de amplificaciones, así como también dominaba en el mercado de retratos, botones (botones fotográficos), y medallones. Entre las principales compañías de Chicago estaban: Columbia Portrait Co., Chicago Portrait Company, National Portrait Co., United Portrait Co., Globe Portrait Co. La empresa mexicana se estableció con un capital de $150,000 pesos, mientras que The Chicago Portrait Company, había incrementado su capital de $100,000 a $500,000 dólares en 1902. Lo cual nos da una idea que la asociación establecida en México podría ser un digno rival, y que este tipo de negocio superaba por mucho los capitales invertidos en los lujosos estudios fotográficos de la capital mexicana, por ejemplo en esos mismos años los fotógrafos Schlattman y Lange invertían en sus estudios cantidades alrededor de los $ 30,000 pesos. En la sociedad intervenían la Señora Boli; Cormack Bros., con sus talleres en la calle de Ayuntamiento; siendo las dos principales casa amplificadoras del país. Más el fabricante de marcos H. W. McVicar, primera calle de Guerrero, previamente asociado con G. Munguía, localizados en Arcos de Belem. Los talleres y bodegas generales de la compañía, se ubicaron en la cuarta de la Calle Ancha, propiedad de A. C. Combaluzier, edificio de tres plantas completamente electrificado. Ahí se manufacturaría en gran escala, retratos y fotografías de todo tipo, estatuas religiosas, espejos, botones y medallones fotográficos, y marcos, tanto por procesos manuales como con la maquinaria automatizada más moderna. La asociación buscaba el robustecimiento de la red de empresas ya existentes, por lo cual los establecimientos minoristas de cada uno no desaparecen. Como presidente queda el Señor Luis Cormack, el vice-presidente el Señor McVicar, y la Señora Boli como secretaria y tesorera. La intención era producir artículos de la misma calidad de los importados desde los Estados Unidos y Francia.

En la competencia quedaba entre otros: T. Noris con una casa amplificadora en la calle de Dolores nº 10. Luis Hurtado dueño de otra casa en los rumbos de Pelota. Manuel Pérez Thous en calle Ancha y Revillagigedo nº 70 con La Hispano Mexicana Casa Amplificadora de Retratos. Otras casas eran la de Gerardo Vizcaíno, y coincidentemente Heliodoro J. Gutiérrez en 1905 abre una Casa Amplificadora en la calle de Nuevo México nº 30, con la exclusividad por parte de “The Chicago Portrait Company” y con las mismas pretensiones que la “Consolidated Picture and Frame Company of Mexico”. Hablando de Gutiérrez, su actuar es inverso al resto de los propietarios de casas amplificadoras, se había iniciado en 1896 como fotógrafo de estudio en San Francisco, California, y su primer negocio en México fue una casa amplificadora, mutando posteriormente a fotógrafo de estudio de altos vuelos, pero sin dejar nunca de participar en el negocio de las casas amplificadoras. Otras empresas sin ser necesariamente casas amplificadoras les hacían también competencia; “La Gran doraduría de Claudio Pellandini” especializada en el mercado de cristales y vitrales, también fabricaban espejos y marcos, en su publicidad de 1900, además de los productos antes descritos ofrecían papel tapis, fotografías y vistas de México… eventualmente editarían tarjetas postales.

The Mexican Herald, 25 de julio de 1909.
Photos by Boli and Co.

Hemeroteca  Nacional Digital de México.

La investigadora Alejandra Mora Velasco, nos ha dado una idea general del trabajo de una casa amplificadora. A lo que agregaría: los intereses de las casas amplificadoras se dividen en dos grupos, denominados como retratos (portrait), y fotografías (picture). En el primer caso, como formula general se trabajaba sobre un retrato previamente hecho por un fotógrafo de estudio, donde se pretendía: restaurarlo, iluminarlo, ampliarlo, reproducirlo, montarlo, enmarcarlo, o un poco de todo. En casos excepcionales la casa amplificadora realizaba la creación fotográfica, por medio de sus asociados (cuando disponía de laboratorio fotográfico propio) o contratando los servicios de un fotógrafo. El segundo caso, las fotografías, se refiere a la reproducción masiva de las mismas, en algunas ocasiones llamándolas cromos, o en formatos y usos parecidos a los de los actuales “posters”, o el de la publicidad, sin olvidar los botones. De la casa amplificadora de principios del siglo XX, a los artesanos de mediados de siglo, a los actuales trabajos de restauración digital, en esencia son lo mismo en esa línea, pero con diferencias en otros aspectos, cubriendo las casas amplificadoras áreas que en la actualidad son materia de las agencias de publicidad o fotográficas. 

Dejemos de lado a los pequeños artesanos, y pasemos a los negocios establecidos, sus ingresos dependían más de una red de agentes, que de la presencia voluntaria de sus clientes en el mostrador, el negocio era producción en volumen. Al tratarse de retratos, los agentes recorrían las zonas naturales de influencia de la casa amplificadora, algunos hacían recorridos nacionales, inclusive llegaban a México agentes del extranjero. El agente buscaba al potencial cliente, lo convencía y a vuelta de correo recibía su mercancía, a veces este agente era parte de una red, y a su vez llevaba las órdenes a otro agente más centralizado para finalmente llevarla a la casa amplificadora. Cuando se trataba de fotografías, el agente realizaba dos trabajos, buscar fotografías, comprando sus derechos o haciendo sociedades con los fotógrafos, para reproducirlas masivamente; el otro, era venderlas, en este sentido la casa amplificadora trabajaba como agencia fotográfica. Algunos de estos agentes, llegaron a niveles excepcionales por sus dotes comerciales: Charles Ross, Fred A. Boli, M. Cormack; a los que se les conocía como “Picture man”. Otro de estos agentes fue Fred Wray, a él, lo dejamos a parte porque se le ha confundido con fotógrafo.

Con el resto no tenemos la menor duda que su actividad fue la compra venta de fotografías, como hombres de negocios de casas amplificadoras de retratos. Fred Wray (F. Wray), se le ha considerado como uno de los muchos fotógrafos desconocidos con participación en el periodo de la Revolución Mexicana; se le acredita un retrato de Emiliano Zapata, y de otras imágenes relacionadas con el zapatismo. Yo mismo lo he calificado de esa forma a en diferentes ocasiones (En busca del fotógrafo de Zapata, parte I, II, IV). Para aclarar esta supuesta participación, primero haremos una pregunta:

¿Las casas amplificadoras de retratos, no se involucraron en el fenómeno mediático de la Revolución Mexicana?

Fotografía firmada por Hadsell  y F. Wray.

Cortesía de Daniel Escorza,
Anales Gráficos de la historia militar de México, 1810-1970...
de Gustavo Casasola, 1973.

Es algo que no parecería lógico, ni verosímil, sí su ámbito natural era la venta masiva de imágenes fotográficas, y contando con una red establecida para la compra y venta de las mismas... El caso más claro es el de H. J. Gutiérrez, más no es el obvio. El conocimiento de H. J. Gutiérrez ha mutado mucho en los últimos años, de un simple y poco conocido fotorreportero, se ha establecido su notoriedad como artista fotográfico, y hombre de negocios, con una plantilla de fotógrafos y agentes a su servicio en una cadena de estudios fotográficos, a veces nombrados como especializados en tarjetas postales, o como casa amplificadora; H. J. Gutiérrez como firma comercial produciría masivamente durante la revolución, tarjetas postales y fotografías, proporcionaría material a revistas y periódicos. En la actualidad este nicho de trabajo lo llamamos agencia fotográfica; al hacer la historia de este tipo de negocios en México, por mucho tiempo se consideró a “Herrerías y Casasola” como la primera agencia moderna en México, misma que en 1914 se conocía simplemente como “Casasola Fots.”, sí buscáramos una agencia fotográfica con dicha nomenclatura no encontraríamos ninguna, sobretodo porque el término “agencia” se usaba como sinónimo de sucursal u oficina, lugar donde despacha un agente. Manuel Pérez Thous, titular de la casa amplificadora de retratos “La Hispano Mexicana”, registra en propiedad artística y literaria una fotografía de la decena trágica, 1913. El fotógrafo norteamericano Eugenio B. Downing, haría lo propio con varias fotografías bajo la forma de “Mexico View Co.”, adquiriendo material de otros fotógrafos y registrando derechos para su distribución masiva, no es acaso esto lo que esperaríamos de una casa amplificadora... por otra parte la Casa Americana Amplificadora de retratos de Fred. O. Boli; “Boli y Co. S. A.”, no confundir con la empresa de P. E. Boli, en 1912-13 tiene como secretario de la misma a Henry Kalb, dueño de una tienda de curiosidades, uno de los once hermanos Kalb, familias de prestigiados comerciantes de la capital mexicana; de los cuales debemos mencionar a Jacobo, dueño de la Iturbide Curio Store; uno de los principales editores de tarjetas postales en México. La familia Kalb se encontraba vinculada por varios enlaces matrimoniales con Jacobo Granat, también empresario de tarjetas postales. Otros de los sobresalientes hermanos Kalb eran Isidro; y Adolfo, casado con la hermana de Jacobo Granat, Eugenia, así mismo que socio de J. Granat. No solo podemos trazar una línea entre el fenómeno fotográfico de la Revolución Mexicana y las casas amplificadoras de retratos, también entre estas y la edición de tarjetas postales. Sería de esperar que mucho del material que calificamos de anónimo, o que lo apreciamos como parte de una burda red de plagiarios fotográficos, en realidad sea material producido por casas amplificadoras, y de forma “legal”. Es aquí donde encaja Fred Wray. El 16 de noviembre de 1909, el Mexican Herlad saca una pequeña nota que transcribimos:

“F. Wray, of San Luis Potosi, who has for many years been engaged in the photographic business in the republic of Mexico, and who is well known over the republic, is in the city stopping at the St. Francis, and will make Mexico City his residence in the near future. He will be connected with the firm of Boli and company.”

The Mexican Herald, 16  de noviembre de 1909.

Hemeroteca Nacional Digital de México.

Con la información que disponemos, podemos interpretar la nota: Wray no es fotógrafo, es un agente probablemente al inicio de la Revolución Mexicana trabajando para Fred O. Boli. Las fotografías que se conocen con la firma de “F. Wray” son el resultado de sus negociaciones a favor de Boli, o a nivel personal como “picture man”. W. E. Hadsell, el fotógrafo norteamericano avecindado en Veracruz, usa estas imágenes en 1914, adquiriéndolas con Wray o con Boli and Co., yo me inclinaría por lo segundo, mostrándonos un camino claro de las transacciones y actuación de las casas amplificadoras durante la Revolución, variable que no se había contemplado previamente.

The Mexican Herald, 5 de septiembre de 1912.

Hemeroteca Nacional Digital de México.

No todos los casos los debemos asumir dentro de la legalidad, como tampoco generalizar lo contrario; en 1905 quedó registro de una controversia legar sobre fraude y falsificación, en ella intervino como perjudicado el fotógrafo norteamericano C. B. Waite. El querellante manifestó que una fotografía de su propiedad; al haberla realizado físicamente él, retrato del Señor Presidente Porfirio Díaz, era falsificada, fotografía registrada por el mismo fotógrafo en propiedad artística y literaria en 1904. El General P. Díaz al enterarse de las diligencias del caso, manifestó que él, se reservaba el derecho de propiedad artística de acuerdo al Código Civil, y en primera instancia la resolución no encontró delito, posteriormente se revoca el auto, declarándose la violación de los derechos de Waite. Pero veamos cómo se desarrolló la historia. El señor Ignacio Uribe, empleado de C. B. Waite, pasando por el mercado del Volador, detectó la venta de fotografías exactamente iguales a las de su patrón, investigando sobre ello estableció que se vendían en la “Rochester Stock House”, comprando una muestra de la misma, además hizo lo mismo en la casa Mosler. En el establecimiento del señor Carlos L. Curtis, “El Arte Moderno”, primera de Damas nº5, tienda especializada en venta de cromos, santo y pinturas, se vendían las fotografías del señor Waite, pero al momento del incidente ya no se hacía. Aunque C. L. Curtis repartía promocionalmente unas tarjetas postales donde se incluía una miniatura del retrato, hecho de acuerdo al dicho de Curtis con el consentimiento de Waite. De lo cual Waite declaró no recordarlo, llegando a un acuerdo entre ellos con la destrucción del material subsistente y la entrega de las placas a Waite. En referencia a la ferretera Mosler, su jefe de departamento R. G. Caryle, declaró que efectivamente se vendían tarjetas con el retrato del General, compradas a un agente alemán llamado Guillermo Soloschin, ignorando que existiera un registro por parte de Waite, y que las tarjetas se facturaron en Hamburgo; se recogieron 904 reproducciones en la casa Mosler. A su vez el señor Soloschin declaró que había vendido tarjetas al señor Henry Kalb, y este le había entregado las fotografías; un día Waite se presentó ante Kalb, preguntándole si podía mandar hacer algunas tarjetas postales, siendo la respuesta en sentido afirmativo, pidiéndole que le proporcionara las fotografías para las postales. Para luego inquirirle si no sabía que algunas de las fotografías de las tarjetas que vendía estaban registradas, contestando que lo desconocía. H. Kalb declaró que no había entregado fotografía alguna a Soloschin, si bien se las vendió. Por desgracia no sabemos a quién se le declaró culpable y que pena sufrió, pero es obvia la participación de Kalb y su empresa.

Filibusteros, kodaks y Feldman.


Publicado por Arturo Guevara Escobar

Sin comentarios


Charles H. Harris III y Louis R. Sadler, en el 2009, sacaron a la luz los resultados de sus investigaciones sobre espionaje, intrigas, y contrabando alrededor de la ciudad de El Paso durante la Revolución Mexicana, titulado “The Secret war in El Paso, mexican revolutionary intrigue, 1906-1920”. En sus reveladoras 488 páginas, aparece repetidas veces el nombre de Fred J. Feldman, para quienes hayan leído sobre la toma de Ciudad Juárez en 1911 por los maderistas, o se hayan interesado por la historia de la fotografía durante la Revolución Mexicana, reconocerán el nombre del fotógrafo norteamericano. Lo curioso de las investigaciones de Harris y Sadler es que no relacionan al Fred J. Feldman de su recuento y el Fred J. Feldman fotógrafo.

La primera aparición de Feldman en este nuevo contexto es en 1914, en el capítulo 11, “Villa versus Carranza”, página 183. Harris y Sadler nos dicen; tras el rompimiento de Villa y Carranza, la frontera se convierte en un hervidero de intrigas y maquinaciones, uno de los personajes que se aprovecharían del momento sería Victor L. Ochoa, reclutador en jefe de los carrancistas en El Paso, Texas. Mientras Ochoa aseguraba haber reclutado entre 300 y 400 hombres con este fin, en realidad las intenciones eran de agrupar un puñado de hombres para robar caballos en Texas y cruzarlos a México, ofreciendo cinco dólares por cabeza cruzada. Ochoa se había destacado entre otras cosas por su participación en contratar personal capacitado en el manejo de ametralladoras; algunos de estos personajes lo rondaban, y las autoridades norteamericanas tomaron nota de los hechos, R. H. G. “Mac” McDonald, William “Red” Stratton, y Fred Mendenhall. Los rumores de una expedición filibustera organizada por Ochoa y José Orozco, llevaron a la detención de sospechosos, el 24 de octubre se detiene a Ochoa, quedando en libertad bajo fianza poco después. Al momento de su detención también se hizo la de José Orozco, comandante de la expedición planeada para actuar desde Columbus, Nuevo México, secreto a voces en el lugar dada la sobrepoblación de fuereños. Al mismo tiempo se localizó en Columbus un furgón cargado de municiones; 111 cajas de munición, 19 cajas de armas pequeñas, e implementos como sillas de montar, cantimploras, cuerdas, mantas, etc., que Ochoa había comprado en F. J. Feldman and Company (308 San Antonio street), El Paso. El furgón y su carga fueron retenidos por el ejército, mientras la autoridades decidían su destino, la firma de abogados Lessing and Bowes, con sus oficinas en el edificio Caples (junto al negocio de Feldman) estaba ansiosa por resolver el caso recuperando la mercancía. Gunther R. Lessing, principal socio de la firma, había sido el abogado de Madero en 1911, y lo era de Villa en ese momento. Finalmente el cargamento fue liberado y entregado en Douglas el primero de noviembre al general Benjamín Hill. La ironía del asunto, según confesó posteriormente Ochoa, era que la mercancía había sido pagada por el cónsul carrancista, con la intención de introducirla ilegalmente a México, al que se pretendía defraudar al contrabandear los artículos a una facción opositora.

Segunda aparición, página 187. Posteriormente Sam Dreben, que se había involucrado en el tráfico de armas, demandó a Leonardo Camou, agente de compras del gobernador de Sonora, José María Maytorena, cuñado de Camou, reclamando una comisión de $ 1,140 dólares por la consignación de 557 rifles comprados a Fred J. Feldman. El pleito consistía en el sobreprecio, cada rifle se había comprado por $ 12 dólares y se cobró a la tesorería del estado de Sonora $ 15.50, no se habían puesto de acuerdo en cómo dividir la ganancia. Habría que aclarar que las armas llegaron a México mediante contrabando.

Tercena aparición, capítulo 18, “World War, 1918” página 324. En un reporte del agente Jones de junio de 1918, se menciona al abogado Harry Miller telegrafiando a su socio Volney, el seis de junio: “Tell Gauldin to disregard telegraphic request of 5 th, and if Money sent have it recalled; am en route New York arrange some means carrying out matters as arranged prior to my leaving, wich were modified as stated in your letter. This imperative”. Miller se refería a un préstamo por $ 700 dólares, solicitado en el Border Natinal Bank en El Paso, del cual era garante Fred J. Feldman. En ese momento tanto Feldman como Miller eran investigados como sospechoso de contrabando de municiones a los villistas.

Cuarta aparición, página 334. Jesse L. Mayer, por mucho tiempo había sido un dependiente del departamento de caballeros de la Popular Dry Goods Company, al mismo tiempo que se convirtió en la cabeza de una banda de contrabandistas carrancistas en Ciudad Juárez. Adolph Schwartz, dueño de la empresa, trató de mantener su integridad moral aduciendo que Mayer, actuaba por su cuenta, que inclusive advirtiendo a Mayer de lo erróneo de ese camino trató de disuadirlo. Por lo tanto Mayer recurrió a Feldman para comparar nueve cajas de municiones .30-.30, sin embargo Feldman no contaba con el permiso del District Intellingence Office para hacer ventas a Mayer. En consecuencia a Feldman se le negaron los permisos para vender municiones, Feldman por medio de su abogado trató de revertir la sentencia, durante el proceso el gerente de F. J. Feldman and Co., confesó que la empresa se dedicaba al contrabando desde el otoño de 1917.
Popular Dry Goods Co.
El Paso, Texas. Postal 1917.

Quinta aparición, capítulo 21, “The new strongman”, página 367. Aquí sí se hace una referencia directa al fotógrafo Feldman. Uno de sus empleados en el estudio fotográfico, fotógrafo por un tiempo, Juan Vargas, y Todd McClammy aparecen en abril de 1919 como representantes de Villa ante la compañía Alvarado Mining and Milling Co., de Parral, Chihuahua. Villa supuestamente se había apropiado de cierta cantidad de lingotes de plata pertenecientes a esta compañía, Vargas se presentó como agente confidencial de Villa para negocias el retorno de la plata. Como prueba de ello, Vargas mostraba una fotografía realizada en San Andrés, Chihuahua, donde aparecía él amigablemente sentado junto a Villa, y McClammy contrabandista de armas para Villa, presentó una carta dirigida a A. J. McQuatters, presidente y administrador general de la minera. El arreglo implicaba la entrega de $ 4,500 dólares a los representantes como anticipo, y una vez entregada la plata en Parral, se pagaría el rescate solicitado por Villa. El anticipo se entregó y todo resultó ser un fraude, Vargas había falsificado la fotografía, pero también demostró ser muy hábil en la falsificación de documentos y de la firma de Villa, la carta portada por McClammy también era falsa. El dinero quedó en manos de Vargas quien huyó, posteriormente McClammy lo localiza y le roba el dinero.

Nota externa al texto del libro, El Paso Herald, 22 y 27 enero de 1915.  Se informa que un individuo de nombre J. G. Adams era arrestado en El Paso por detectives después de haber comprado una gran cantidad de municiones en F. J. Feldman Co., presentando ocho mil pesos villistas como pago, los cuales resultaron ser falsos. Ya en la jefatura de policía, Adams negó conocer que se trataba de dinero falso, asegurando que el dinero se lo había dado un mexicano para comprar la munición.

Dice el refrán: “quien con lobos anda, aullar se enseña”, y Fred J. Feldman no andaba con buenas compañías. Harris y Sadler hace un recuento de casos e individuos documentados, por supuesto individuos y actividades que buscaban pasar desapercibidas, además de seleccionar casos ejemplares, y de interés para un discurso histórico, por lo tanto podemos asumir que las actividades de Feldman dentro de su propia micro historia fueron mucho más amplias. Reuniendo las evidencias al rededor de Feldman, no solo se remontan sus actividades en relación al contrabando de armas a 1917, como lo atestiguó su gerente, sino desde 1914, al ser sujeto de investigación por parte de las autoridades norteamericanas y alegrarse estas de poner fin a sus sucios negocios, podríamos decir que se encontraba en el “top ten” de los contrabandistas de armas.

¿Su ingreso en el mundo de los contrabandistas de armas durante la Revolución Mexicana, fue en un afán económico, del cual muchos se aprovecharon tanto en El Paso como en Ciudad Juárez; o que connotados revolucionarios hayan sido sus clientes en su estudio fotográfico no fue simple coincidencia…aparte de una buena fotografía buscaban algo más?

Esta es una pregunta que necesitará una respuesta en otro momento, sí es que se llega a recabar información para aclararla.


En 1916 Samuel Walter Stout se hace cargo del estudio fotográfico de Feldman, precisamente en el momento de mayor involucramiento de la empresa en el contrabando de armas. Fred J. Feldman and Co., incluía el estudio fotográfico, una tienda con un departamento de artículos deportivos, distribuidor de Kodak,  artículos para ingenieros y arquitectos, venta de fonógrafos, y armas.  En 1924 Stout adquiere el estudio renombrándolo como "Stout-Feldman Studio", estando en activo hasta los años 1930.

¿Quién estuvo en Ciudad Juárez? Estudios fotográficos..


Publicado por Arturo Guevara Escobar

Sin comentarios

Se ha considerado a la Revolución Mexicana  la revolución social más fotografiada, es evidente que para dar por cierta la premisa, se necesitó de una amplia participación de fotógrafos, profesionales o incidentales. A lo largo de los diez años del conflicto armado, no todos los eventos atrajeron la misma atención, ni las circunstancias prácticas fueron las mismas.

El llamamiento al movimiento armado se hizo por medio de un manifiesto conocido como Plan de San Luis, en él se pactaba el inicio de alzamiento para el 20 de noviembre de 1910 a las seis de la tarde. No hubo fotógrafos…

Poco a poco la revolución fue apareciendo en diferentes partes del país, junto con las fotografías que de ella se generaban. Los acontecimientos en el norte del país fueron los que atrajeron más la atención, en ello hubo cuatro razones: la cercanía con los Estados Unidos; las buenas comunicaciones; la participación directa de señor Francisco I. Madero; y la relevancia en el desenlace, que tuvo la toma de Ciudad Juárez. Desenlace de lo que en un principio se pensó había sido la “revolución”; en realidad solo sería el inicio de un conflicto mucho más complejo, una sangrienta guerra civil. El levantamiento o revolución maderista tan solo va del 20 de noviembre de 1910 al 25 de mayo de 1911.

La cercanía con los Estados Unidos permitió que un buen grupo de fotógrafos norteamericanos cruzaran la línea divisoria, más aun cuando el destino del movimiento se jugó a unos metros de la frontera y de los estudios fotográficos de algunos de ellos; no solo fueron los fotógrafos profesionales, y los enviados de los medios de comunicación; estaban los aventureros y curiosos, adolecentes equipados con económicas cámaras, damas de tacón y sombrero, todos lo que buscaban del recuerdo, eventualmente algunos revolucionarios compraron cámaras fotográficas.

¿Cuál era el escenario de esos días, donde adquirir una cámara, quiénes fueron esos hombres y mujeres, que sabemos de ellos?

El historiador y especialista en la fotografía del periodo revolucionario Miguel Ángel Berumen, dedicó una de sus investigaciones precisamente a la toma de Ciudad Juárez en mayo de 1911, “1911 la batalla de Ciudad Juárez/ II. Las imágenes”, aquí pretendemos ampliar un poco más la información ahí planteada. De esta publicación tomamos una lista de profesionales de la fotografía y aficionados; nacionales y extranjeros que actuaron en esos días en Ciudad Juárez.

Mexicanos: Samuel Tinoco, Jesús Ponciano Arriaga, Aurelio Escobar Castellanos; los cineastas Antonio F. Ocañas, y los hermanos Alva; Ignacio Herrerías, si bien él era reportero se le acreditan algunas imágenes.

Fotógrafos locales de El Paso, Texas, o extranjeros arribados a razón de la revolución: David W. Hoffman, W. F. Stuart, Hecox, Henry Blumenthal, Walter Horne, Robert Dorman, Morris, Jim Alexander, Fred Feldman, Otis Aultman, Sara Goldman, Melville Herskovits, James Hare, Homer Scott, y Harvey Kiefer de El Paso Herald.

"Worley's 1908 directory",
sección fotógrafos.

Al parecer el pujante desarrollo de la ciudad gemela de Juárez, El Paso, en el sureño estado nortemericano de Texas, dio como resultado un desarrollo de fotógrafos profesionales preferentemente del lado norteamericano. En 1908 se registraban los siguientes fotógrafos en El Paso, Texas:

Bernardo O. C., Birt G. O., Buquor J. O., Feldman’s, Humphries Photo Co., Lipovetzky Charles, Parker Francis, Sloan Jack, Solis A. L., Stuart W. F.

Para 1912 habían ocurrido algunos cambios en el directorio, precisamente por los fotógrafos que encontraron lucrativo permanecer en El Paso a causa de la revolución; o alguno que no se había anunciado previamente:

Alexander & Green, Ansley W. T., Bernardo O. C., Birt George, Buquor J. O., Calvar Frank, Feldman Fred J. Co., Gomez J. L., Hoffman Bros & Hecox, Lopez & Glascock, Scott Photo Co., Stuart W. F., Venegas Albino.

A lo largo de los siguientes años seguirán los cambios, Otis Aultman y Robert Dorman se asociarían como fotógrafos comerciales en 1915, ubicados en 107 San Antonio St.; Aultman había trabajado previamente en el estudio de Scott.

Walter H. Horne se introduciría en el mercado sin conocimiento previo; anteriormente había mantenido otro tipo de actividades. Llega a El Paso en febrero de 1910, en la información presentadas por Paul J. Vanderwood y Frank N. Samponaro, en “Border Fury”, se encuentra la referencia mediante una carta enviada por Horne a su hermana Gertrude, donde afirma que en mayo de 1911 ya estaba tomado fotografías y vendiendo postales. Para finales de julio de 1911, Horne anota haber vendido 700 tarjetas de tema revolucionario, aunque fue hasta 1913 cuando efectivamente se asienta con un negocio viable económicamente.

Entre los nombres enlistados, algunos son de origen mexicano, o mexicanos. Albino Venegas había nacido en Juárez; en 1914 abrió el estudio de Basilio Gonzales, su hijo Achilles en 1938 compraría el estudio de Fred Feldman; y Vicente Cortés Sotelo establecería un estudio en Ciudad Juárez cerca de 1920, y en esas fechas localizamos también a José L. Escalera.

El Paso, Texas, era una ciudad que ofrecía los medios para el suministro de insumos fotográficos, los cuales se podía adquirir en el año de 1908 en los establecimientos de: Feldman’s, Humphries Photo Co., y  Walz W. G. Co.

Anuncio publicado en el "El Paso Herald",
septiembre 6 de 1919.

También existía una buena red de comunicaciones que permitía acceder a ciudades de mayor tamaño con establecimientos comerciales del ramo, como San Antonio, Texas, y Chihuahua en México. En 1912 encontramos como proveedor de artículos fotográficos “El Paso Blue Print & Supply Co.”, y en 1919  "J. F. Gandara Photo Supply".

El caso de Fred J. Feldman es en especial interesante, llega a la ciudad de El Paso en 1893, y rentó el estudio del fotógrafo Hiram Bushong, que a su vez era residente desde 1889, con un prospero negocio. Bushong, mientras visitaba la Feria Mundial de Chicago, concibió la idea de emplearse como aprendiz en los mejores estudios fotográficos de los Estados Unidos y estudiar Arte simultáneamente, para ello dejó su propio estudio en manos de Feldman, viajando por San Luis, Chicago, New York, Boston y Worcester. A su regreso se asoció con Feldman, trabajando juntos hasta 1900, cuando le vende el estudio a Feldaman, no solo eso, también una tienda de artículos deportivos, rebautizada como “Fred J Feldman Sport Shop”; el estudio se ubicaba en 308 E, San Antonio St.

Anuncio publicado en el Agricultural College, N. M.,
del 6 de enero de 1910.

En 1908 Feldman se anunciaba como abastecedor de productos Kodak, y materiales para arquitectos e ingenieros, venta de marcos y fotografías artísticas. Es en 1910 cuando se constituye como “Fred J. Feldman Co.”. Entre el 10 y 25 de marzo de ese año montó una exposición fotográfica “Masters of the Camera”, en las instalaciones de su estudio, con un  horario de exhibición de 10 am. a 5 pm. y entrada gratuita, para ello rentó más de un centenar de fotografías de los mejores exponentes norteamericanos y su vez miembros de la "Photographers Association of America", organismo al cual él pertenecía. Ganando publicidad y renombre a nivel nacional. La calidad de su trabajo le permitió obtener un lugar en revistas como: "American photography, Wilson’s photographic magazine, o Photo-era magazine".


Anunciopublicado en el "El Paso Herald",
marzo de 1910.


En el Directorio de 1902 editado por “El Paso Directory Co.” aparecen como empleados de Feldman las siguientes personas: Harry C. Brown, fotógrafo, Alberto Solis y Freame M. Higgins, impresores, Clarence G. McKie como dependiente, y Antonio Ramírez, conserje. El éxito empresarial de Feldman lo llevó a contratar los servicios del renombrado fotógrafo Samuel Walter Stout, expresidente de la “Photographers' Association of Illinois”, asumiendo también el cargo de administrador del estudio de 1916 a 1918. En 1917 “Fred J. Feldman Co.”, se asocia con un capital de $ 50,000 dólares, con C. G. McKie y J. B. Bryan, con la finalidad de manufacturar y vender, cuadros, fotografías, artículos fotográficos, artículos deportivos, etc. Feldaman registraría los derechos de diversas imágenes por ejemplo a principios de 1915, con un retrato de los generales Scott y Villa, y unos días después a nombre de "Feldman Pictorial News Service", haría lo propio con 4 fotografías que se distribuirían como postales del boxeador Jess Willard, campeón de peso pesado, que pelearía con Jack Johnson en Ciudad Juárez, pelea transferida por problemas de seguridad a la isla de Cuba.

Parecería que el negocio de Feldman era el lugar ideal para adquirir productos fotográficos, al ser el establecimiento con más prestigio. Por otra parte, tanto él como varios de sus empleados tuvieron la oportunidad de sacar imágenes de los revolucionarios. Sin dudas ayudó en esto el hecho que la junta revolucionaria tenía sus oficinas en el edificio Caples, 300 E. San Antonio St., exactamente al lado del estudio de Feldman. En 1911 Esther Strauss era dependienta del estudio, y con una cámara Kodak 3A cruzó la frontera, otro empleado William F. Stuart, las comercializaría posteriormente. Tanto el matrimonio de Francisco I. Madero y Sara Pérez sería retratados al interior del estudio, como algunos otros líderes revolucionarios. Confiando en su bien entrenado equipo entre enero y febrero de 1911 Feldman asistió a San Luis, Missouri, para participar en la reunión con los fotógrafos británicos William Crooke y Walter Barnett. Uno de los ilustres paseños, que ofrecieron una cena el 19 de mayo de 1910, a los corresponsales de prensa y fotógrafos que asistieron a la toma de Ciudad Juárez fue F. Feldman.

Otro establecimiento comercial donde se podía adquirir insumos fotográficos, era el del fotógrafo inglés (ca.1876) Wilfred R. Humphries, quien gustaba cambiar de sección en la publicidad según su parecer: “fotógrafos” o “insumos”. Se inició como fotógrafo alrededor de 1902 en Prescott, Arizona, formando parte de “The Arizona Photograph Company”; tras su disolución mantuvo un estudio en Bisbee, Copper Queen Hotel, y otro en El Paso, entre 1904 y 1905, donde ya operaba con la “Humphries Photo Co.”, a partir de 1905 solo lo encontramos en El Paso. Dedicándose en gran parte a documentar el boom minero. Encauzó sus esfuerzos en la edición de tarjetas postales, tanto con sus fotografías del territorio norteamericano como de México, y editó libros ilustrados para turistas. Hacía trabajos de impresión fotográfica para el público en general.


Catalogo ilustrado 1906-1907.
W. G. Walz Co.

Walz, era otro distribuidor de Kodak, aunque también vendía rifles, revólveres y municiones, luces para flash, navajas, cartas, lentes para sol, y una infinidad de productos. El joven W. G. Walz originario de Canton, Ohio, obtuvo en 1863 sus primeros ingresos con la venta de fotografías, para luego dedicarse a otras empresas completamente diferentes dentro del comercio, en 1881 llega a El Paso, montando una tienda de instrumentos musicales, con tal éxito que se extendió con una sucursal en Ciudad Juárez, posteriormente también en San Diego, California, y la ciudad de México (1883), ampliando su catálogo a piezas de arte mexicano, curiosidades, libros, mapas, y nuevamente fotografías.

Anuncio publicado en "El Paso Herald",
el 21 de febrero de 1910. 

Nos queda claro que la Revolución Mexicana no solo necesitó de rifles y balas, los insumos fotográficos eran necesarios también, al formar parte de la cadena propagandística, en México o los Estados Unidos. Muestra palpable es el incremento de tres establecimientos que distribuían materiales fotográficos en El Paso para 1910, a cinco en 1919, y con ingresos tan importantes como es la inversión hecha por Feldman en 1917; con cincuenta mil dólares. A lo que debemos sumar la multiplicación de estudios fotográficos o agencias, los importantes negocios documentados por parte de W. H. Horne entre 1914 y 1919, donde se habla de la producción de miles de postales. Y de una infinidad de agentes que pululaban a lo largo de la frontera, buscando comisiones para fotografiar o vendiendo postales.

La Decena Trágica. Serie fotográfica "H. J. Gutiérrez. Foto."


Publicado por Arturo Guevara Escobar

Sin comentarios

Durante la Decena Trágica, la agencia fotográfica "H. J. Gutiérrez. Foto." ensambla una serie fotográfica con algunos de los acontecimientos acaecidos durante la asonada; se acredita el trabajo al fotógrafo Aurelio Escobar Castellanos. El sentido gráfico tiene un sesgo hacia los golpistas, probablemente resultado de la coerción necesaria para establecer la censura. Se editaron en formato tarjeta postal y 5x7; en los caso que se conocen ejemplares se muestran en los dos formatos. Se ordena la serie siguiendo el principio cronológico por días. Para una análisis de la serie remitirse a "H. J. Gutiérrez", la Decena Trágica.

Cuando se conocen ejemplares en colecciones públicas se señala. Sí usted conoce la ubicación de otras copias favor de comunicárnoslo.

SINAFO: Sistema Nacional de Fototecas.
PROP: Propiedad Artística y Literaria. (A la fecha no se ha encontrado el registro)
UACJ: Universidad Autónoma de Ciudad Juárez.
AGN: Archivo General de la Nación.




FEBRERO 12, 1913.
2
 SINAFO:
 PROP:
 -------------------------------------------------------------------------------
FEDERALES ATANDO       MEXICO, FEBº. 12-1913   Nº2.
FELICISTAS                          H.J. GUTRIERREZ. FOTO.

Fotografía 5x7.

Ver versión postal.
 -------------------------------------------------------------------------------




FEBRERO 13, 1913.
12?
 SINAFO:
 UACJ: #1408493 (postal)
 PROP:
 -------------------------------------------------------------------------------
CIUDADELA.
MEXICO, FEBRERO 13-1913.    H.J.GUTIERREZ. FOTO.  Nº.1(?).

Tarjeta postal.

 -------------------------------------------------------------------------------



FEBRERO 14, 1913.
1
 SINAFO:
 UACJ: #1408170 (postal)
 PROP:
 -------------------------------------------------------------------------------
FEDERALES                                                          
ATACANDO A FELICISTAS.                                              
MEXICO, FEBº. 14-1913.              H.J. GUTIERREZ. FOTO.
                                                                      Nº1.

Fotografía 5x7.

Ver versión postal.
 -------------------------------------------------------------------------------



FEBRERO 16, 1913.
59
 SINAFO:
 PROP:
 -------------------------------------------------------------------------------
NUEVA ERA  INCENDIADA POR EL PUEBLO.
MEXICO, FEBº. 16-1913.
H.J. GUTIERREZ. FOTO.
Nº59.

Fotografía 5x7.

 -------------------------------------------------------------------------------



FEBRERO 17, 1913.
5
 SINAFO:
 UACJ: #1408113 (postal)
 PROP:
 -------------------------------------------------------------------------------
Nº.5.
FEDERALES EN LAS CALLES
DE LA CIUDAD.
MEXICO FEBº. 17-1913.
H.J. GUTIERREZ. FOTO.

Fotografía 5x7.

Ver versión postal.
 -------------------------------------------------------------------------------



FEBRERO 18, 1913.
4
 SINAFO:
 UACJ: #1408352 (postal)
 PROP:
 -------------------------------------------------------------------------------
Nº.4.
ASPIRANTES
EN LAS CALLES DE LA CIUDAD.
MEXICO, FEBº. 18-1913.   H.J. GUTIERREZ. FOTO.

Fotografía 5x7.

Ver versión postal.
 -------------------------------------------------------------------------------

6
 SINAFO:
 PROP:
 -------------------------------------------------------------------------------
Nº.6.
ARTILLEROS EN LAS CALLES DE LA CIUDAD.
MEXICO, FEBº. 18-1913.   H.J. GUTIERREZ. FOTO.

Tarjeta postal.

 -------------------------------------------------------------------------------

10
 SINAFO:
 PROP:
 -------------------------------------------------------------------------------
Nº. 10.
BELEN  Y BALDERAS.
MEXICO, FEBº. 18-1913.    H.J. GUTIERREZ  FOTO.

Tarjeta postal.

 -------------------------------------------------------------------------------

11
 SINAFO:
 UACJ: #1407891 (postal)
 PROP:
 -------------------------------------------------------------------------------
OFICIALES Y TROPA FELICISTA
EN LA CIUDADELA.
MEXICO, FEBº. 18-1913.
H.J. GUTIERREZ. FOTO.
Nº. 11.

Tarjeta postal.

 -------------------------------------------------------------------------------

13.
 SINAFO:
 PROP:
 -------------------------------------------------------------------------------
Nº. 13.
FORTIFICACIONES EN LA CIUDADELA.
MEXICO, FEBº. 18-1913.
H.J. GUTIERREZ. FOTO.

Tarjeta postal.

 -------------------------------------------------------------------------------

15.
 SINAFO:
 UACJ: #1408139 (postal)
 PROP:
 -------------------------------------------------------------------------------
Nº. 15.
FORTIFICACIONES EN LA CIUDADELA.
MEXICO, FEBº. 18-1913.
H.J. GUTIERREZ. FOTO.

Tarjeta postal.

-------------------------------------------------------------------------------
16.
 SINAFO:
 UACJ: #1408311 (postal)
 PROP:
-------------------------------------------------------------------------------
FORTIFICACION FELICISTA
EN LAS CALLES DE BALDERAS
MEXICO, FEBº. 18.-1913.
H.J.GUTIERREZ. FOTO.                  Nº.16.

Tarjeta postal.

-------------------------------------------------------------------------------

17.
 SINAFO:
 UACJ: #1407917 (postal)
 PROP:
 -------------------------------------------------------------------------------
Nº. 17.
FELICISTAS EN LA CIUDADELA.
MEXICO, FEBº. 18-1913.
H.J.GUTIERREZ. FOTO.

Fotografía 5x7.

Ver versión postal.
 -------------------------------------------------------------------------------

18.
 SINAFO:
 UACJ: #1408030 (postal)
 PROP:
 -------------------------------------------------------------------------------
FORTIFICACION FELICISTA EN LA CIUDADELA.
MEXICO, FEBº. 18-1913.                 Nº.18.
H.J. GUTIERREZ. FOTO.                        

Tarjeta postal.

 -------------------------------------------------------------------------------

19.
 SINAFO: 641936 (postal).
 UACJ: #1407974 ; #1407859 (postal)
 PROP:
 -------------------------------------------------------------------------------
Nº. 19.
FELICISTAS EN LA CIUDADELA.
MEXICO, FEBº. 18-1913.
HJGUTIERREZ. FOTO.

Tarjeta postal.

 -------------------------------------------------------------------------------

26.
 SINAFO:
 PROP:
 -------------------------------------------------------------------------------
Nº. 26.
CASA DESTRUIDA POR LAS BOMBAS.
H.J.GUTIERREZ. FOTO. MEX.

Fotografía 5x7.

 -------------------------------------------------------------------------------

27.
 SINAFO:
 UACJ:  #1408592 (postal)
 PROP:
 -------------------------------------------------------------------------------
CASA DESTRUIDA POR LAS METRALLAS.
H.J.GUTIERREZ. FOTO. MEX.
                                                               Nº. 27.

Fotografía 5x7.

 -------------------------------------------------------------------------------

28.
 SINAFO:
 PROP:
 -------------------------------------------------------------------------------
Nº. 28.
CASA DESTRUIDA EN LA REFORMA.
H.J.GUTIERREZ. FOTO. MEX.

Fotografía 5x7.

 ------------------------------------------------------------------------------


36.
 SINAFO:
 UACJ: #1408980 (postal)
 PROP:
 -------------------------------------------------------------------------------
RESIDENCIA DEL EX-PRESIDENTE MADERO.
INCENDIADA EL 11 DE FEBº.-1913.
Nº. 36.
HJ.GUTIERREZ. FOTO

Fotografía 5x7.

Ver versión postal.
 -------------------------------------------------------------------------------

40.
 SINAFO:
 UACJ: #1408550 (postal)
 PROP:
 -------------------------------------------------------------------------------

CASA DESTRUIDA EN EL PASEO DE LA REFORMA.
H.J.GUTIERREZ. FOTO. MEXICO.            Nº. 40.

Fotografía 5x7.

Ver versión postal.
 -------------------------------------------------------------------------------



42.
 SINAFO:
 PROP:
 -------------------------------------------------------------------------------
Nº. 42.
CASA DESTRUIDA POR EL BOMBARDEO FELICISTA.
MEXICO. FEBº. 18.-1913
H.J.GUTIERREZ. FOTO.

Fotografía 5x7.

 -------------------------------------------------------------------------------


44.
 SINAFO:
 UACJ: #1409186 (postal)
 PROP:
 -------------------------------------------------------------------------------
CASA DESTRUIDA PASEO DE LA REFORMA
HJGUTIERREZ. FOTO. MEX.          
                                                                   Nº. 44.

Fotografía 5x7.

 -------------------------------------------------------------------------------

48.
 SINAFO:
 UACJ: #1408618 (postal)
 PROP:
 -------------------------------------------------------------------------------
EFECTOS DEL BOMBARDEO.
HJGUTIERREZ. FOTO. MEX.          
                                        Nº. 48.

Fotografía 5x7.

Ver versión postal.
 -------------------------------------------------------------------------------

49.
 SINAFO:
 PROP:
 -------------------------------------------------------------------------------
EDIFICIO DESTRUIDO EN LA COL. JUAREZ    Nº. 49.
HJGUTIERREZ. Foto.

Fotografía 5x7.

 -------------------------------------------------------------------------------


50.
 SINAFO:
 UACJ: #1408717 (postal)
 PROP:
 -------------------------------------------------------------------------------
EFECTOS DEL BOMBARDEO.
                            HJGUTIERREZ. FOTO.                                     
 Nº. 50.

Fotografía 5x7.

 -------------------------------------------------------------------------------

51.
 SINAFO:
 UACJ: #1408485 (postal)
 PROP:
 -------------------------------------------------------------------------------
CASA DESTRUIDA EN LA REFORMA
H.J.GUTIERREZ. FOTO. MEX.          
                                                      Nº. 51.

Fotografía 5x7.

 -------------------------------------------------------------------------------

57.
 SINAFO:
 UACJ: #1408857 (postal)
 PROP:
 -------------------------------------------------------------------------------
EDIFICIO BOMBARDEADO EN LA REFORMA
H.JGUTIERREZ. FOTO. MEX.          
                                                                    Nº. 57.

Fotografía 5x7.

Ver versión postal.
 -------------------------------------------------------------------------------


58? s/n 1.
 SINAFO:
 PROP:
 -------------------------------------------------------------------------------
Postal.

 -------------------------------------------------------------------------------


61.
 SINAFO:
 UACJ: #1409095 (postal)
 PROP:
 -------------------------------------------------------------------------------
EFECTOS DE LAS METRALLAS FELICISTA - HJGUTIERREZ. FOTO. MEX. Nº. 61.

Fotografía 5x7.

 -------------------------------------------------------------------------------

62.
 SINAFO:
 PROP:
 -------------------------------------------------------------------------------
                                       Nº. 62.
TROPAS FELICISTAS .
H.J.GUTIERREZ. FOTO. MEX.

Fotografía 5x7.

Ver versión postal.
 -------------------------------------------------------------------------------




Para ver el resto seguir la liga:

Decena Trágica. H. J. Gutiérrez. Serie de 63 fotografías.

También se puede leer:

Shrapnel.
El horror. Cremación de cuerpos en la vía pública.
La Decena Trágica. Antecedentes. La "H. J,. Gutiérrez" previo a la decena.
La Decena Trágica. Los fotógrafos.
La Decena trágica. La cámara anónima.
La Decena Trágica. La competencia.
La Decena Trágica. Gutiérrez-Retes.
La Decena Trágica. Tarjetas conmemorativas I. Serie editada por la American Book & Printing Co.
Decena Trágica. Daguerre o Escobar.
Decena Trágica. H. J. Gutiérrez. Serie de 63 fotografías.
"H. J. Gutiérrez", la Decena Trágica. Análisis de la serie fotográfica de la "H. J. Gutiérrez".

LOS HECHOS:

Domingo 9
Santiago Tlaltelolco.
Lunes 10
Martes 11
Miércoles 12
Jueves 13
Viernes 14
Sábado 15
Domingo 16
Lunes 17
Martes 18
Miércoles 19
Jueves 20